Apunto estamos de acabar el primer mes del año y haciendo un poco de balance sobre los objetivos que me he marcado solo puedo sentirme inmensamente feliz, en este mes he adelantado muchísimo trabajo de la web, he llevado al día el mail (esto ha sido obra de los dioses antiguos y nuevos), y por supuesto me alegro mucho de haber introducido en mi día a día nuevos hábitos que me están ayudando a organizar mejor mi trabajo.
Parece ser también, que los #31diasdemotivación que he ido compartiendo vía Instastories os han gustado bastante, cosa que a mi también, así que de momento durante el mes de febrero seguiré dejándoos cada mañana mi frase de inspiración, motivación o como queráis llamarla.
El objetivo que me he marcado para el mes de febrero es trabajar y compartir exclusivamente trabajos enfocados a la temática de novias. Aparte de los looks, que ya mas o menos los tengo estudiados, sería bueno que las preguntas que tengáis, sobre protocolo, productos, precios y demás las vayáis dejando por aquí o por redes, encantada os las resolvería.

Foco principal

No en todos los maquillajes que hago el foco principal es el mismo. En el rostro disponemos de muchos elementos importantes para resaltar, como por ejemplo pueden ser, cejas, labios, pómulos, ojos, piel… Centrar la atención en puntos concretos de belleza siempre es un acierto.
Uno de los pasos que considero más importantes para crear un look de novia es la preparación de la piel. Hidratarla en su justa medida es un punto clave para que el acabado sea bonito, profesional y duradero.
En este caso, he querido potenciar y embellecer su piel como foco principal, además de acentuar la línea natural de sus ojos.
Es evidente que Mirella es bastante hermosa, con lo que nos encontramos en la tesitura de, ¿cómo la maquillamos?, todo lo que le hagamos le quedará genial, y así es. Es difícil decidirse por un solo look, teniendo tantas posibilidades. La cosa es que sabía que el primer look que quería compartir con vosotros debería de llevar eyeliner, ya que como bien habéis visto durante el mes de Enero la mayoría me los he recreado en mí y por supuesto quería mostraros alguno realizado en otra persona.

Cuando maquillo a una novia, siempre suelo tener muy en cuenta que ella será fotografiada tanto por el fotógrafo que haya contratado como por los amigos, familia y asistentes a la ceremonia.

¿Por qué tengo en cuenta esto?

Es muy importante que como profesionales le demos buenas recomendaciones sobre el look a las novias. Potenciar las lineas naturales de sus ojos también suelen ser un buen acierto, ya que todos sabemos que en las fotos tomadas desde cierta distancia los detalles se pierden con mucha facilidad. Un eyeliner bien definido con un acabado sutil para la ocasión, suele embellecer muchísimo.

La luz en el rostro

A menudo, cuando hablo con otras compañeras o profesionales que se dedican al maquillaje social, oigo como priorizan la cobertura de la piel ante todo. Por supuesto respeto cada opinión y cada método de trabajo, pero considero que en un maquillaje social, aplicar cobertura es igual a conseguir un acabado evidente. ¿Qué quiero decir con esto?, pues que el resultado quizás no quedará tan natural ( al menos por lo que yo entiendo como acabado natural). Trabajar con productos que reflecten la luz es una de las cosas que más me gustan, y utilizar, mezclar y formularme fondos de maquillaje que den aspecto a una segunda piel es sin duda una gozada.

Respetar las luces del rostro una tarea fácil si antes de empezar el trabajo nos paramos un poquito y hacemos la vista del observador. Observar el rostro antes de comenzar el trabajo nos va a ayudar a determinar que zonas son las que necesitan luz y que zonas son las que necesitan profundidad. Estas segundas (zonas de profundidad) no siempre las trabajo, ya que por regla general en los rostros nos encontramos con esas profundidades con mucha facilidad y a veces no creo oportuno el tener que potenciar dichas formas.

[ultimatemember form_id="22988696"]
Solicita Información